jueves, 15 de mayo de 2014

Para tenerlos todos juntos


Desde hacía mucho tiempo venía buscando alguna idea  para ordenar los dichosos controles remotos de la casa, en realidad los del living, porque si bien la tecnología nos acerca al mundo, y de repente podemos oir la radio de Gijón, desde Buenos Aires, o mirar la televisión de cualquier parte del mundo con un solo click (bah, eso es mentira, son varios click) eso nos lleva a que para encender el televisor tenemos un control, pero para cambiar de canal tenemos otro, para subir el volúmen tenemos otro! porque la modernidad hace que tengamos que escuchar por los parlantes del equipo de audio... pero para eso hay que encender el equipo de audio... es decir, hasta acá son 3, sí, como leyeron 3 controles remotos para mirar una película de Moviecity o el simple noticiero de todos los días... y ni hablar si queremos mirar una peli alquilada, hay que encender el Blu-ray, y van 4, pero si a eso le sumamos el bienestar hay que encender el aire acondicionado, entonces... obvio! son 5 controles remotos en la mano, que luego quedan apoyados en el sofá y al final escondidos entre los almohadones, se caen cuando menos lo imaginamos, y alguien protesta porque se golpeó el control remoto de ¿? ¡qué se yo! si tuve que hacer un curso intensivo para encender el televisor, no lo logré, y terminé mirando en el de la cocina.

Pero bueno, la cosa es que por fin encontré la forma de guardarlos todos juntos sobre la mesita ratona, revolviendo en el galpón encontré llenos de tornillos, gubias y qué se yo cuántas cosas más, los cajoncitos de la maquina de coser antigua de mi mamá, cuyo pie fue transformado en mesa de hierro para la terraza, y yo los creía perdidos, pero no! los encontré y no sabía que hacer con ellos, hasta que ayer se me cruzó la idea y miren lo que hice:

Una lijadita rápida para matar el brillo

Cola de carpintero en los lugares que quería craquelar directamente sobre la madera, no le puse un color oscuro debajo porque quería que se viera la madera

Arriba el acrílico blanco

Calor con el secador de pelo para acelerar el proceso

Así se iba abriendo la pintura

Pegué trozos de servilletas donde me gustaba, y no las corté debajo 

porque las corto una vez secas pasando la lija finita por el borde, queda muy prolijo y no corremos el riesgo de que se rompa por apurarnos cuando está fresca.

Por dentro pegué una lámina con el mapa mundi antiguo que quedó preciosa

Le quería agregar una transferencia, pero en lugar de hacerla con el thinner, la hice directamente con pintura fresca, puse el trocito de papel encima y la dejé secar toda la noche

Y por la mañana mojando el dedo en agua lo fui frotando en la pulpa del papel y como por arte de magia apareció la tinta de las transferencias

Una mano de barníz al agua semimate para proteger por fuera

Y listo! ya están todos los controles remotos en su nuevo lugar

donde espero encontrarlos siempre todos juntos

Yo estoy muy satisfecha con el resultado del trabajo, vamos a ver si da buen resultado para el orden

Nos vemos pronto


8 comentarios:

  1. Infinitamente precioso !!, me ha encanta todo el resultado de todas estas técnicas. Feliz "finde". bsss.

    ResponderEliminar
  2. Te quedó genial Ale besos buen fiende

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso es poco, me encanta ese cajoncito con violìn, qué artista eres Alejandra.
    Besitos para tu fin de semana :)

    ResponderEliminar
  4. Me encanta como lo has dejado,y las servilletas elegidas,son una pasada,me lo imagino lleno de hilos antiguos,precioso!!!Bss apretaos!!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Gracias chicas! muy buen fin de semana para todas, aquí parece que con solcito otoñal por fin. Besitos

    ResponderEliminar
  6. ¡Precioso, me encanta! con tu permiso me doy un paseíto por tu blog, no sabía que lo tenias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. I really like this piece. Great job.

    ResponderEliminar