viernes, 16 de diciembre de 2011

Nuevo proyecto entre manos


Desde ayer estoy llenando bolillos, tengo que llenar más de 80 pares para hacer un abanico precioso, pero lo más admirable es el varillaje donde irá montado, es de nácar, tiene más de 120 años y lo más importante de todo es que me lo regalaron las chicas del grupo "Amigas del bolillo" cuando estuve en España y tuve la oportunidad de conocerlas personalmente a muchas de ellas.  En otras entradas ya lo comenté, por eso no quiero reiterar, pero son las personas más maravillosas que he conocido en la vida por medio de internet.

Los bolillos que voy a utilizar son también sumamente importantes, porque los compré en un rastro de Brujas, Bélgica, y fue una de las mejores adquisiciones que hice en ese viaje.


Compré 100 bolillos, y creo que sólo encontré 2 idénticos, no hay forma de armar parejas iguales, lo que demuestra lo artesanales que son.


Las fotos del varillaje las dejo para otro día, porque lo tengo guardado bajo siete llaves, es muy frágil y delicado y no quisiera hacer lío por estar manipulándolo constantemente.




3 comentarios:

  1. Seguro que te queda precioso. Me encantan tus bolillos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. a mi tambien me gustan mucho tus bolillos. besitossssssssssssss

    ResponderEliminar